La historia de la compañía comenzó en 1969 en un pequeño taller donde, de manera discreta y con medios limitados, se realizaron pruebas para la realización de un producto altamente sofisticado, como la turbina de alta velocidad para uso dental.

Cuando el diseño se completó con éxito, la empresa se trasladó a otros locales, creó la marca TKD y comenzó una producción en masa de turbinas de aire: este tipo de producción se mantuvo sin cambios durante los próximos diez años. .

La experiencia adquirida por todo el personal, consciente de la producción de micromecánica de alto nivel, ha permitido a nuestra empresa desarrollar conocimientos tecnológicos. Poco después, la gama de productos manufacturados se expandió, ya sea para las necesidades del mercado o para un crecimiento comercial lógico, manteniéndose fiel a la idea original de producir instrumentos dinámicos para uso dental.

Presupuestos agrupados (0)